>Blog de Consolas y Videojuegos

Análisis de Resident Evil 7 para Xbox One, PS4 y PC

Autor: Comentar
Comparte este artículo
31 enero, 2017

Por fin está aquí la esperada entrega de la aclamada saga ‘survival horror’ de Capcom, y nosotros te lo contamos todo en nuestro exhaustivo análisis de Resident Evil 7 para Xbox One, PS4 y PC.


Hace más de 20 años que Capcom lanzaba la primera entrega de la que acabaría siendo una de las sagas más importantes del mundo de los videojuegos. Y no es para menos, aquel primer Resident Evil suponía el nacimiento de un nuevo género como es el de los ‘survival horror’. Muchas franquicias siguieron sus pasos, pero ninguna pudo nunca igualar la calidad y el éxito del estudio nipón. Las sucesivas entregas seguían apostando por esa fórmula jugable y captando el interés de cada vez un mayor número de jugadores, hasta el punto de que cada nuevo título acumulaba ventas millonarias.

Sus creadores quisieron dar una vuelta de tuerca a la serie en la pasada generación de consolas, apostando por introducir mayores elementos de acción, pero sin abandonar nunca las raíces que habían hecho tan importante a la saga. Como suele suceder ante cualquier cambio, hubo jugadores que se resistieron a estas nuevas mecánicas y criticaron en cierta medida este giro. Al final, cada uno de nosotros tenemos nuestro punto de vista sobre cómo debe ser o no un producto, pero lo que nadie podrá negar es que estos últimos títulos seguían siendo grandes juegos, con unos enormes valores de producción y toda la gran calidad que caracteriza a la franquicia.

Pero desde Capcom tenían claro que también querían contentar a sus seguidores más fieles y, es por ello, que también nos dejaron dos grandes títulos, no numerados: Resident Evil: Revelations 1 y 2. Ambos títulos mantenían un enfoque mucho más cercano a las entregas clásicas. Sin embargo, en la pasada edición del E3, Capcom sorprendía a todos con el anuncio de la séptima entrega de su aclamada saga. Su creador, Shinji Mikami, y todo su equipo prometían que esta nueva entrega principal volvería totalmente al estilo de los primeros títulos, pero al mismo tiempo bajo un nuevo enfoque que permitiera vivir una experiencia terrorífica. El primer vídeo y demostración jugable ya nos dejó sentado que no eran meras promesas, sino que realmente se regresaba a las raíces de la franquicia, pero al mismo tiempo, innovando con una perspectiva en primera persona que potencia si cabe la sensación de estar dentro de una aventura de terror. Y todo ello con un apartado técnico y visual impactante, con una ambientación sumamente cuidada que nos transmitirá una sensación continúa de miedo, claustrofobia y tensión continúa.

Análisis a fondo de Resident Evil 7

Ahora que, por fin, hemos podido probar largo y tendido el juego final, no podemos más que agradecer esta firme apuesta por volver a los orígenes, pero sin que ello suponga ofrecer lo mismo que ya conocemos desde hace lustros. Es decir, nos da una lección de cómo se puede recuperar el estilo clásico pero al mismo tipo revolucionar una vez más el género gracias a una perspectiva ya vista en otros títulos del género, pero que en esta ocasión se aprovecha mejor que nunca para vivir una aventura inmensa, impactante e inmersiva como pocas.

Mucho se ha debatido en los últimos meses sobre cómo le sentaría esta nueva perspectiva en primera persona a la saga, sobre si realmente encajaría en el estilo clásico que se nos prometía. Pues bien, el resultado final no puede ser más positivo, ya que este nuevo enfoque nos permite sentirnos realmente en la piel del protagonista, todo el miedo, la tensión y la incertidumbre que va a vivir a lo largo de toda la campaña.

Regresan las mismas sensaciones que vivíamos en los primeros títulos de la saga, pero en esta ocasión todo se encuentra potenciado a la enésima potencia gracias precisamente a esta nueva perspectiva y, también, al increíble apartado audiovisual del juego. Pero, en efecto, están de vuelta elementos tan reconocibles como la escasez de munición, el reducido espacio del inventario, la resolución de puzles, el complejo diseño de niveles que nos obligará a encontrar numerosas llaves para abrir puertas cerradas, los enemigos finales, la tensión continúa, zonas seguras, los detalles que pasan desapercibidos si no estamos atentos, las zonas seguras o los baúles, entre otras muchas mecánicas.

Nos ha alegrado enormemente ver como en Capcom han sabido recuperar todos aquellos elementos que más nos gustan a todos los seguidores, permitiendo que esta nueva entrega transmita sensaciones muy semejantes a aquellos primeros títulos. Pero lo mejor de todo es que en Resident Evil 7 encontrarán acomodo rápidamente tanto los jugadores de toda la vida como aquellos que se incorporen ahora a la serie, ambos grupos quedarán entusiasmados con este magnífico ‘survival’.

Otro elemento que habría que destaca y más teniendo en cuenta el género que se trata, es la opresiva, impactante y terrorífica ambientación del juego, con un diseño, en especial del escenario principal del juego, sobresaliente, seguramente el mejor que hemos visto en título de terror alguno. Unos escenarios que nos tendrán en todo momento con el corazón en un puño, transmitiendo una sensación de tensión constante durante toda la campaña. En pocos momentos podremos estar tranquilos, seguros de que ahí no nos puede pasar nada -de hecho, salvo en las habitaciones de guardado, el juego nos mantiene siempre en vilo.

Otro elemento fundamental en el que se ha acertado de lleno es en el relativo a una historia, que rompe bastante -al menos en un primer momento, porque iremos descubriendo que hay bastantes nexos de unión con otras entregas- con los sucesos que hemos conocido anteriormente. La trama nos ha encantado tanto por su apuesta arriesga como por presentar nuevos personajes, escenarios y enemigos que aportan una bocanada de aire fresco a la serie. La historia se aleja de escenarios anteriores y nos lleva hasta un entorno rural de la América profunda, en la época actual. El argumento nos pone en la piel de Ethan Winters, que se desplazará hasta una zona perdida de Louisiana para intentar encontrar a su querida esposa Mia, a la que ya había dado por muerta cuando desapareció hace tres años. Sin embargo, un misterioso mensaje que recibirá nuestra protagonista le hará sospechar que realmente se encuentra viva y algo terrible sucedió en aquel lugar. Un punto de partida de lo más interesante que poco a poco no irá más que generar más interés en el jugador, que intentará encontrar respuestas a todos los misterios que encierra este inhóspito lugar.

Muy pronto nos daremos cuenta que este sitio encierra en su interior toda clase de peligros que van a amenazar nuestra vida y misión en numerosas ocasiones. No queremos casi ofreceros ningún detalle sobre la historia para no destripar nada, ya que otro de los puntos fuertes de la aventura es su impactante trama. Pero como ya sabréis si habéis visto algún vídeo, el escenario principal del juego nos sitúa en un pantano que nos llevará hasta una choza propiedad de la familia Baker, un lugar que nos pondrá la piel de gallina incluso antes de entrar en la siniestra mansión de una forma un tanto abrupta. Este tenebroso hogar y sus alrededores conforman el escenario más importante del juego, aunque más adelante visitaremos otras localizaciones. Nos gustaría destacar el gran acierto que ha supuesto esta elección, ya que casa a la perfección con este enfoque más opresivo y terrorífico que se le ha querido dar al juego. El diseño laberíntico, los secretos que encierra en su interior, las numerosas amenazas y peligros que nos planteará y lo genial que está concebido resulta clave para entender el altísimo nivel que mantendrá la aventura en todo momento.

En su interior habitan los Baker, una terrorífica familia que juegan el papel de antagonistas de la aventura. No serán nuestros únicos enemigos pero sí que serán los más duros y peligrosos, ya que estarán encantados de jugar al gato y al ratón con nosotros por toda la casa y zonas aledañas. Muy del estilo del famoso Némesis, estos personajes nos perseguirán para intentar acabar con nosotros, lo que nos obligará a estar con mil ojos en todo momento, muy pendientes de sus movimientos, pero también de todos los sonidos cercanos para intentar escondernos de ellos cuando sea posible o huir si nos han detectado en algún momento, siempre teniendo en cuenta que son conocedores de todas las instancias, mientras que nosotros en muchos casos iremos muy bien sin saber que nos espera detrás de la siguiente puerta. La exploración juega un papel fundamental y, en este punto, explica también en gran medida la elección por la primera persona, ya que resulta clave para intentar pasar desapercibidos, escondernos y aprovechar cualquier elemento decorativo como puede ser un mueble. Permite un movimiento mucho más fluido, algo que resulta clave cuando se trata de escapar de unos enemigos tan temibles. De hecho, mientras intentamos descubrir el paradero de Mia, resolvemos misterios y descubrimos nuevos detalles de los terroríficos crímenes que encierras las paredes de esta siniestra mansión, deberemos preocuparnos en luchar por sobrevivir y salir sanos y salvos, siendo éste también al final nuestro gran objetivo.

Un lugar temible por el que se mueven como pez en el agua tanto Jack, padre de la familia, como su esposa Marguerite y su hijo Lucas, además de algún otro miembro misterioso que iremos conociendo más adelante. Tampoco faltarán la presencia de numerosas criaturas temibles que nos pondrán en serios aprietos. Pero, sin lugar a dudas, los mejores enfrentamientos serán los que nos esperan conlos Baker. Cada uno de ellos cuenta con sus propias características, así como puntos débiles que deberemos estudiar. Estos momentos serán brillantes y nos obligarán no solo a utilizar todas las armas que tengamos, sino también hacer uso de los escenarios en muchas ocasiones para sacar partida. Estos enfrentamientos, además de algunos más de los que no os vamos a dar más información para no eliminar factor sorpresa, nos han dejado un gran sabor de boca, recordándonos a los que teníamos en las primeras entregas de la saga.

Como hemos señalado anteriormente, regresan mecánicas tan solicitadas como la necesidad de administrar muy bien nuestras armas y municiones, ya que son bastante escasas, además de explorar hasta el último rincón del mapeado para intentar encontrar más suministros. En definitiva, señas de identidad de la saga que regresan con más fuerza que nunca y que terminan por conforman un cóctel perfecto para todos los amantes del género. El juego es aún más violento y gore que en anteriores ocasiones, el terror se ve potenciado enormemente por la perspectiva en primera persona, la apabullante ambientación y unos enemigos principales que nos pondrán en serios aprietos en numerosas ocasiones durante horas. Mientras tanto, deberemos explorar sus laberínticos escenarios, al mismo tiempo que resolvemos puzles, escapamos de sus numerosos peligro, exploramos palmo a palmo y aprovechamos los escasos recursos que contamos a nuestra disposición. El sigilo ahora juega también un gran papel en el desarrollo, de manera que en muchas ocasiones lo más recomendable será pasar desapercibidos, o al menos intentarlo. Un survival horror al más puro estilo, pero que además renueva su propuesta con un revolucionario punto de vista y algunas mecánicas mucho más actuales que favorecen el conjunto, al eliminar la tosquedad de aquellos primeros títulos hace ya dos décadas.

Después del giro hacia la acción de los últimos títulos, ahora se recupera el estilo clásico pero no de cualquier forma, sino a lo grande, con una revolución muy acertada en algunos de sus planteamientos, que, sin lugar a dudas, suponen un grandísimo punto de partida para las sucesivas entregas de la saga que vio nacer al género. Y es que estamos ante un survival horror con todas las letras, que llega para asentarse de nuevo como el único y auténtico rey, aquel en el que se deberán fijar no sólo sucesivas entregas sino cualquier otra franquicia. Capcom ha dado en el clavo, logrando un grandísimo equilibrio entre clasicismo y modernidad, entre elementos jugables que siempre deberían mantenerse en el género, pero también nuevas propuestas y mecánicas que enriquezcan el género.

La perspectiva en primera persona nos ha encantado, nos sumerge aún más si cabe en el ambiente opresivo y terrorífico de esta aventura, con mención especial para la increíble versión para las gafas de realidad virtual de Sony, que nos hará sentir miedo como jamás lo habríamos experimentado. Una experiencia terrorífica que todo jugador debería experimentar, ya que demuestra el enorme potencial que encierra la realidad virtual para este género. Eso sí, el juego es igualmente impactante aunque juguemos en cualquiera de sus ediciones normales.

En la piel de Ethan (aunque no será el único personaje que manejaremos…) vamos a vivir una aventura terrorífica, con multitud de impactantes momentos que se quedaron grabados en nuestra retina. Este regreso a los inicios viene acompañado por una campaña de una duración bastante generosa teniendo en cuenta el género que es. Por haceros una idea, a nosotros nos ha llevado unas 14 horas completar la historia principal, pero esta cifra crece si queremos hacernos con todos los secretos, como una serie de cintas de vídeo que nos iremos encontrando y que nos permitirán conocer mejor los hechos que han acontecido en ese terrible lugar. Aún más interesante resulta el hecho de que muchas de estas cintas serán jugables, un planteamiento muy original, ya que seremos nosotros los que viviremos en primera persona esos hechos que se nos narran. Incluso algunas de ellas nos darán pistas para resolver posteriores puzles o situaciones que viviremos. Nuestro mejor consejo es que mantengáis siempre una gran atención, ya que cualquier detalle puede ser clave, ya sea ese elemento decorativo que parece sospechoso, esa imagen que nos quiere mostrar algo o los propios escenarios que están plagados de secretos.

Y es que el diseño de los niveles es soberbio, incitando en todo momento al jugador a explorar todas las estancias. De hecho, más allá de la familia que nos hará la vida imposible, podríamos decir que la casa principal es otro protagonista del juego, enfrentándonos a numerosos retos que deberemos superar. Además, desde un punto visual, el título está a un nivel sobresaliente en todo momento, pero no solo ya la casa principal, sino el resto de escenarios (también exteriores) que visitaremos.  El juego mantiene un gran equilibrio entre momentos pausados en los que deberemos resolver puzles, encontrar llaves o averiguar el funcionamiento de determinados mecanismos, con las situaciones tensas en las que deberemos huir o enfrentarnos a enemigos.

Aunque podremos seleccionar distintos niveles de dificultad, el juego mantiene un nivel muy acertado, de manera que no será nada raro que nuestro personaje muera, pero nunca sin llegar a ser desesperante. De hecho, el gran diseño de la aventura provoca que el jugador vaya aprendiendo cómo resolver una u otra situación, de manera que se premia también que el jugador use el ingenio para buscar otras opciones. El juego recupera también el ‘backtracking’, esto es, la necesidad de regresar a zonas anteriores en numerosas ocasiones para intentar abrir esa puerta concreta que antes nos impedía el paso pero que una llave o la resolución de un puzle nos permite abrirla.

Será fundamental hacer un uso de las hierbas y otros objetos que nos permitan recuperar la salud, así como de la limitada munición que encontraremos, así como de un inventario con un espacio bastante reducido (aunque más adelante podremos conseguir que aumente su capacidad). De ahí que se recupere también la importancia de guardar objetos en los arcones que encontraremos en algunas habitaciones, las mismas en las que podremos guardar en unas grabadoras de audio que sustituyen a las clásicas máquinas y cintas de escribir.

Destacar que, por suerte, la nueva perspectiva favorece el control de nuestro personaje, algo fundamental cuando nos encontramos huyendo de un enemigo que quiere acabar con nosotros, o a la hora de apuntar, que ahora resulta mucho más gratificante. El uso de las armas cuerpo a cuerpo se ve también muy favorecido por este nuevo enfoque.

En definitiva, Resident Evil 7 supone el regreso por todo lo alto de una de las sagas más prestigiosas del mundo del videojuego, y lo hace con una nueva entrega que apuesta claramente por el regreso a los añorados orígenes, pero sin que ello suponga renunciar a introducir novedades, siendo la más evidente el cambio de perspectiva respecto a los primeros títulos. El desarrollo en primera persona potencia la sensación de agobio, terror y de aventura. Por si fuera poco, la trama resulta sumamente interesante y nos enganchará desde el primer momento, gracias también a otro de los mejores puntos de esta entrega: la familia Baker. El resultado es un juego redondo, que encantará a los amantes del género ‘survival horror’ y a todo aquel que busque una aventura de enorme calidad. Estamos ante uno de los títulos imprescindibles de este recién estrenado 2017, una obra maestra del género que, en nuestra opinión, incluso supera a las mejores entregas de la saga.

Conclusión de Resident Evil 7

Capcom ha recuperado una de sus mejores sagas, la creadora de un género, y lo hace de la mejor manera posible: recuperando todas aquellas mecánicas que los fans añoraban, pero sin limitarse a una mera actualización sin novedades, ya que revoluciona la serie con un nuevo enfoque en primera persona. Éste era el gran temor de muchos jugadores, pero finalmente todas las dudas se han quedado disipadas al comprobar que este nueva perspectiva le sienta como el guante a un juego que quiere transmitir terror y tensión constante. Desde el primer minuto nos daremos cuenta que estamos ante una soberbia aventura que nos dejará perplejos en numerosos momentos, gracias también a un desarrollo que potencia la exploración, la resolución de puzles, pero también las persecuciones, la infiltración o los espectaculares combates contra los enemigos. Una historia sumamente atractiva que añade a algunos de los mejores y más carismáticos jefes del género: la familia Baker.

El resultado final es un producto de una enorme calidad que cautivará a los más veteranos de la serie, pero también a los neófitos que se acerquen por primera vez al mundo de Resident Evil. Por si fuera poco, el sobresaliente nivel audiovisual ha permitido ofrecer una de las mejores ambientaciones que recordamos. En definitiva, una compra obligada para cualquier jugador que se precie de serlo.

NOTA: 9.5

¿Qué os ha parecido nuestro análisis de Resident Evil 7 para Xbox One, PS4 y PC?. Estamos deseando leer todas vuestras opiniones, comentarios, críticas y/o dudas.