>Blog de Consolas y Videojuegos

Análisis de For Honor para Xbox One, PS4 y PC

Autor: Comentar
Comparte este artículo
1 Marzo, 2017

Ya está aquí el esperado título de acción táctica multijugador de Ubisoft, y nosotros te lo contamos todo en nuestro análisis de For Honor para Xbox One, PS4 y PC.

Además de presentar nuevas entregas de su aclamadas franquicias, Ubisoft nos sorprende cada edición del E3 de Los Ángeles para presentarnos nuevas IP’s que, por lo general, se estrenan con una espectacular demostración jugable. Así fue el caso del título que hoy analizamos, cuyo presentación por todo lo alto se hizo en la edición de 2016 de la citada feria californiana.

Aquella primera presentación ya nos dejó literalmente impresionados a todos por su espectacularidad, con unos combates sumamente realistas entre poderosos guerreros de diferentes épocas que se unían para repartirse cera. Poco a poco, y según fuimos probando la propuesta de la multinacional francesa, nos dimos cuenta de que no estábamos ante el típico juego de uno contra todos, sino que se apostaba por unos enfrentamientos tremendamente tácticos, en los que la agilidad, la táctica y los reflejos eran la clave para tener éxito. Enfrentamientos directos uno contra uno o, contra unos pocos combatientes, que nos exigen una gran habilidad con el mando para intentar superar estos retos a vida o muerte.

Un concepto jugable que desde el comienzo nos cautivó y que ahora, después de jugar largo y tendido durante un buen número de horas, ha confirmado las excelentes expectativas que sobre él teníamos. Un título espectacular como pocos, tanto en lo visual como en lo jugable, pero que, además, resulta ser todo un vicio por lo adictivo que llega ser. De hecho, no tenemos dudas de que estamos ante el inicio de una nueva saga de éxito por parte de Ubisoft, que ya en su primera entrega resulta ser toda una bocanada de aire fresco, sobre todo, en su potente vertiente multijugador que nos tendrá atrapados durante meses a poco que le demos una oportunidad y le dediquemos unas horas para comprender sus mecánicas y estilo jugable. Si nos hacéis caso, no tenemos ninguna duda de que os enganchará como lo ha hecho con nosotros. Tal es así, que después de estar más de una semana jugando a tope con esta versión final, estamos deseando sacar siempre un hueco para echar una nueva partida en cualquiera de sus divertidos modos multijugador.

Análisis a fondo de For Honor

Pero antes de nada, por si acaso todavía no habéis oído mucho del juego o no estáis al tanto sobre lo que realmente nos ofrece For Honor, debemos destacar que estamos ante un juego de acción y lucha táctica en tercera persona que nos invita a vivir brutales y viscerales combates. Para ello junta a tres de las facciones de guerreros más conocidas de la historia: vikingos, caballeros medievales o samuráis. Aunque el juego cuenta también con una campaña individual, el principal interés del título se encuentra en su multijugador competitivo que nos permitirá vivir momentos de una espectacularidad sin igual tanto en solitario como con ayuda de otros amigos o jugadores.

Aunque podría parecer en un primer vistazo rápido que estamos ante un nuevo Hack and Slash, nada más lejos de la realidad, ya que aquí no se trata de destrozar enemigos sin parar, sino que nos encontramos con combates muy estratégicos en los que una mala decisión o movimiento en falso puede provocar que acabemos besando el suelo. De hecho, enfrentarnos con jugadores de igual o más nivel que nosotros nos hará sudar de lo lindo si queremos derrotarlo. Se trata no sólo de analizar muy bien a nuestros contendientes, sino también saber aprovechar nuestras fortalezas, esconder nuestras limitaciones o puntos débiles y estar con mil ojos para saber cuándo tenemos que optar por atacar, defendernos o esquivar potentes golpes.

Ya os podéis imaginar que deberemos practicar mucho para aprender a dominar cada uno de los tipos de guerreros y así poder tener mayores garantías de éxito en el campo de batalla. Pero aún así, no podremos ir a lo loco porque si enfrentarse a dos enemigos a la vez y salir victorioso es casi una odisea, si este número es mayor podemos dar por hecho que no contaremos prácticamente de ser destrozados en pocos segundos. Así que, aunque pueda parecer obvio, uno de los pilares del juego es siempre centrarnos en un solo rival humano (o alguno de los jefes si nos encontramos en la campaña), evitando siempre enfrentamientos en los que el número de contendientes por bando sea desigual.

En For Honor estamos ante uno de esos juegos fácil de jugar pero que requiere de mucha dedicación y horas para llegar a controlar con garantías. Pero lo mejor es que siempre estaremos deseando progresar para aprender a manejar esa clase que más se adapta a nuestro estilo de juego o desbloquear nuevas habilidades que nos permitan ser más poderosos o letales en el campo de batalla. Es esta permanente sensación de progresión la que provoca que sea una obra muy adictiva. Más allá de las tres facciones con sus distintos tipos de personajes -que veremos más adelante-, el gran protagonista del juego es su estilo de combate, denominado “Art of Battle”. Como su nombre indica, nos permitirá sentir en nuestras carnes el arte de la guerra, de esos enfrentamientos a espadas que fueron protagonistas durante siglos. Este sistema único nos permitirá tomar el control total de todas nuestras acciones, ya sean golpes rápidos o fuertes, bloqueos, giros, contraataques o esquivar las acometidas de nuestros enemigos.

De este modo, contaremos con un sinfín de posibilidades en cada combate, siendo clave la fuerza, pero también la habilidad, los reflejos, la atención o la precisión a la hora de elegir nuestros movimientos. Cualquier acción o movimiento puede determinar quién será el vencedor del combate, por lo que no podremos relajarnos ni un segundo. Ubisoft Montreal ha conseguido transmitir las sensaciones y la tensión que deberían vivir estos combatientes entre cada enfrentamiento, en los que sólo uno podía seguir con vida. El juego transmite en todo momento una emoción única, que nos llevará a seguir mejorando poco a poco hasta llegar a convertirnos en un rival temible y de prestigio.

Además, debemos tener en cuenta que cada facción histórica cuenta con una serie de héroes, cada uno de los cuáles cuenta con sus propias características que los diferencian mucho del resto. Esto nos obligará no sólo a elegir bien el personaje que mejor se adapte a nuestro estilo, sino también a estudiar cuáles pueden son los puntos fuertes o débiles de nuestro rival. En otras palabras, cada combate es completamente distinto al anterior, ya que depende de múltiples factores. De ahí que tampoco nos podamos acomodar combatiendo siempre igual porque seguramente seremos presa fácil para la mayoría de jugadores. Como os estaréis imaginando, estamos ante un juego de acción sí, pero tremendamente táctico que requiere de mucha práctica. Y para ello, antes de meternos de lleno con la faceta multijugador, nada mejor que centrarnos en su campaña, que es además la mejor manera de ir aprendiendo los conceptos básicos y el sistema de combate del que hablamos.

A pesar de lo que pudiera parecer, dicha campaña no es un mero relleno puesto para cumplir, sino que resulta de lo más espectacular y recomendable. De hecho, mucho mejor de lo que se podía esperar en un juego que cuenta con un potente modo multijugador competitivo. A lo largo de unas 8 horas (más si queremos conseguir todos los coleccionables), el juego nos va presentando una gran variedad de situaciones que nos permitirán vivir escenas y momentos memorables, al mismo tiempo que nos vamos adaptando al estilo del juego y comprendemos mejor la propuesta que nos ha preparado Ubisoft para su título. Además de ser muy divertida, nuestro consejo es que la emprendáis antes de meteros de lleno en el multijugador. Podríamos decir que es como una especial de enorme tutorial que nos entrenará para lo que nos espera luego contra otros jugadores.

Ni que decir tiene que la historia es completamente ficticia, una escusa para juntar al mismo tiempo a tres facciones tan diferentes y atractivas. Otro de sus atractivos es que podemos disfrutarla en solitario o en cooperativo con otro jugador, siendo esta segunda opción de lo más recomendable por lo divertida que resulta.

La historia nos sitúa siglos después de un gran cataclismo que casi acabó con todo rastro de civilización. El equilibrio que había reinado desde entonces se rompe, comenzando las hostilidades entre las tres facciones: caballos, vikingos y samuráis. Así, la campaña se divide en tres grandes episodios, cada uno protagonizado por uno de los tres bandos, viviendo las grandes batallas de esta cruenta guerra.

Este modo historia nos irá presentando una gran variedad de situaciones como asaltos a castillos o fortalezas, batallas multitudinarias o enfrentamientos contra temibles jefes. Al mismo tiempo, como ya hemos señalado más arriba, iremos conociendo a los distintos tipos de héroes, así como las mecánicas y movimientos más importantes que luego deberemos utilizar en su modo multijugador. Y todo ello, mientras disfrutamos de escenas cinemáticas de gran belleza que nos irán contando los hechos y enlazando las distintas misiones. También nos servirá para ir ganando acero, que es la moneda que nos permitirá desbloquear nuevos tipos de personajes, equipo, habilidades o emblemas, entre otras cosas.

Como decimos, no esta nada mal la campaña, resulta muy entretenida y espectacular, pero seguramente estaremos deseando dar ya el salto al potente y completísimo multijugador, que supone el mayor atractivo de su oferta jugable. Así que nada mejor que comenzar explicando que el juego presenta una gran batalla a nivel mundial en tres facciones protagonistas, aunque realmente deberíamos hablar de tres colores distintos, dentro de los cuáles podremos elegir ya que clase de luchador queremos manejar para comenzar a sumar para nuestro equipo. De este modo, no tendremos la sensación de ir por nuestra cuenta, sino que realmente formamos parte de un bando con miles de jugadores alrededor del mundo, lo cual enrique sobremanera la experiencia. De hecho, este carácter cooperativo tendrá también una gran presencia en las partidas en sí, siendo fundamental el trabajo en equipo para tener mayores garantías de superar a los enemigos de otros bandos.

En total, el juego incluye un total de 12 tipos de soldados de élite, 4 por cada una de las facciones. A pesar del gran número de variantes, hay que destacar el gran equilibrio entre todas ellas, de manera que siempre podemos ser un gran combatiente, elijamos el guerrero que elijamos, con entrenamiento. Es toda una gozada ir descubriendo cada clase, tantos sus movimientos como sus puntos fuertes, débiles o peculiaridades. Y ya os aseguramos que llegar a dominar tan sólo una clase nos puede llevar horas y horas, por lo que nuestro consejo es que os centréis en una única antes de probar con otras. Y si vemos que nuestra elección no se nos da bien, cambiar a otra con la que nos encontremos más seguros. Hay de todo tipo: fuertes pero lentos, rápidos y ágiles pero muy frágiles, equilibrados… Además hay que tener en cuenta que iremos desbloqueando multitud de nuevas habilidades, por lo que tenemos diversión para meses, y más aún con los divertidos modos incluidos.

Para sentirnos aún más identificados con nuestro personaje, el juego nos ofrece unas enormes posibilidades de personalización para prácticamente todos los elementos, siendo los más atractivos visualmente los de las armas y armaduras. Siempre podremos ir desbloqueando nuevo contenido jugando más, quedando relegados los pagos para aquellos que quieran tenerlo todo antes. Pero, como decimos, el juego nos ofrecer la posibilidad de ir desbloqueando todo sin necesidad de realizar ningún gasto adicional.

Centrándonos en los modos multijugador, el primero del que nos gustaría hablar por lo atractivo de su propuesta es Dominio. En este modo 4 vs 4 no solo deberemos derrotar enemigos, sino que deberemos capturar zonas especificas de cada mapa y mantenerlas el mayor tiempo posible para sumar más puntos. Precisamente, cuando un equipo logra alcanzar los 1000 puntos, rompiendo la moral del bando contrario, los enemigos no podrán reaparecer, salvo que maten rivales o recuperen zonas. El equipo vencedor será aquél que acabé con el último héroe del equipo que tenga la moral rota.

Muy diferente son los Duelos, una modalidad uno contra uno en combates que se deciden el mejor de tres rondas. Enfrentamientos épicos y muy intensos, ya que nos situarán en una arena sin indicaciones de dónde se encuentra nuestro rival, por lo que deberemos mantenernos en alerta y detectar su presencia para intentar acabar con él.

Aún más emocionante es Pelea, una variedad que enfrenta a dos equipos de dos jugadores cada uno. Cada uno de los héroes es situado en una parte del mapa, de manera que ganará el bando que eliminé a los dos héroes rivales. Sin reapariciones, en este modo hay que saber jugar también con el escenario, ya que están repletos de trampas y también de zonas altas que nos permitirán lanzar a nuestro enemigo al vacío. Del mismo estilo encontramos Eliminación, sólo que aquí nos enfrentamos cuatro guerreros contra otros tantos, de manera que el último héroe en pie sumará una victoria para su equipo. Al haber un mayor número de jugadores, deberemos cooperar muy bien para intentar tener ventaja en los brutales enfrentamientos.

Por último, en Escaramuza ganaremos puntos al matar a héroes enemigos, mientras que cada combate terminará con una fase de ruptura en la que deberemos eliminar a todos los jugadores del banco contrario para ganar.

En definitiva, una propuesta de lo más variada y atractiva que nos mantendrá enganchados durante muchísimo tiempo. Además, desde Ubisoft ya han prometido que se añadirá nuevo contenido de juego regularmente, por lo que está claro que estamos ante un título con un gran recorrido. Pero lo mejor de todo, es lo tremendamente divertido y emocionante que resulta combatir en esta épica batalla entre guerreros de leyenda.

Gráficos de For Honor

El motor Anvil vuelve a demostrar que es uno de los más polivalentes y potentes actualmente, permitiendo en esta ocasión ofrecer un increíble mundo, cargado de detalles y con multitud de escenarios diferentes, que nos harán sentirnos como si realmente estuviéramos dentro de las batallas. Pero, sin duda, lo más espectacular es el apabullante trabajo que tienen detrás cada uno de los héroes que participan en los combates, siendo perfectamente reconocibles cada uno de ellos. Algo especialmente meritorio, teniendo en cuenta el gran número de tipos que incluye el juego.

Cada uno de estos guerreros cuentan con todo lujo de detalles y unas animaciones que nos dejarán con la boca abierta, dejando momentos y escenas impactantes en los combates. Todo con una fluidez total, que resulta clave teniendo en cuenta su jugabilidad. Todos los personajes responden tal y como sucedería en la realidad, dejando una sensación de realismo total en todos sus movimientos y golpes. Por si fuera poco, el juego cuenta con un alto componente de personalización, algo que nos permitirá identificarnos aún más con nuestro personaje.

A destacar también el altísimo nivel que muestran todas las texturas, así como la soberbia iluminación de la que hace gala el juego que permite que los escenarios aún luzcan mejor si cabe. Lógicamente la versión de compatibles sobresale, pero sin desmerecer para nada las ediciones de consolas que nos han dejado también alucinados.

Sonido de For Honor

Como suele ser habitual en todas las grandes producciones de Ubisoft, estamos ante un apartado cuidado al máximo, con unos efectos de sonido espectaculares que potencian cada golpe y suenan con una rotundidad espectacular. Ante este derroche de efectos especiales, la banda sonora se mantiene en un segundo plano, aunque con algunos temas de enorme calidad. Por último, un gran doblaje al castellano pone la guinda al pastel.

Conclusión de For Honor

Ubisoft ha apostado fuerte por una nueva IP y eso se nota en el gran mimo que se ha puesto en su desarrollo. Un título innovador en su estilo de combate táctico y realista, que ha resultado ser todo un acierto. Estamos ante uno de esos juegos fáciles de aprender pero exigentes si se quiere dominar. Pero, en cualquier caso, un juego de lo más adictivo que nos ha enganchado durante decenas de horas. Su espectacular campaña es el mejor aperitivo para el que es su gran atractivo: su vertiente multijugador. Multitud de modos, cada uno diferente e igual de atractivos, que nos permitirán disfrutar de su fantástica jugabilidad, al mismo tiempo que vamos descubriendo a cada uno de los héroes que formarán parte de la batalla.

For Honor nos ha cautivado por su propuesta jugable, su impresionante apartado audiovisual y el enorme potencial que encierra en su interior. Sin duda, uno de esos juegos imprescindibles que todo amante de la acción y los títulos multijugador debería probar.

NOTA: 9.5

¿Qué os ha parecido nuestro análisis de For Honor para Xbox One, PS4 y PC?. Estamos deseando leer todas vuestras opiniones, comentarios, críticas y/o dudas.