>Blog de Consolas y Videojuegos

Análisis de Rise of the Tomb Raider para PC

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Después de maravillarnos a finales del pasado año, Lara desembarca compatibles para demostrar que es la auténtica reina del género. Te lo contamos todo en nuestro exhaustivo análisis de Rise of the Tomb Raider para PC.

Rise-of-the-tomb-raider-1

Después de cautivarnos a finales de 2013 con su anterior aventura, el regreso de Lara era una de las mejores noticias que nos dejó el todavía reciente 2015. Un título que llegaba en forma de exclusiva temporal a Xbox One, y que ahora desembarca en PC para alegría de todos los usuarios de compatibles, que podrán disfrutar del magnífico título de Crystal Dynamics y Eidos Interactive. La mejor aventura de acción del año pasado nos llega en una versión hipervitaminada que aprovecha la potencia brutal de los ordenadores actuales. Y si ya en la consola de Microsoft estábamos ante un título espectacular a nivel visual, en esta ocasión luce a un nivel estratosférico, con una mejora sustancial en todo lo relativo a resolución, suavidad, iluminación o texturas. Un trabajo deslumbrante que merece ser admirado por cualquier amante a los videojuegos, y que ahora mismo se convierte no solo en uno de los principales representantes del género de los últimos años, sino en todo un referente audiovisual en plataforma alguna. Una adaptación impresionante que nos deja (y nos dejará) de largo la mejor edición de todas a los jugadores de PC.

Lara ya no es la joven inexperta del anterior título, sino que ya ha madurado y se ha convertido en toda una aventurera, que deberá hacer frente a toda clase de peligros y situaciones al límite. Una combinación explosiva de acción, aventuras, supervivencia, sigilo, exploración, plataformas, puzzles y mucha tensión se dan cita en esta maravillosa entrega que nos atrapará de principio a fin. Rise of the Tomb Raider aprovecha la excelente base jugable de su predecesor, pero añadiendo un montón de novedades y mejoras que no hace más que completar una obra simplemente magnífica, uno de los mejores aventuras que hemos disfrutado nunca. El estudio holandés Nixxes Software ha estado a la altura a la hora de ofrecer una adaptación a compatibles de primer nivel, tal y como se espera de uno de lo personajes más emblemáticos del mundo de los videojuegos y todo un icono de la cultura popular.

A pesar de su carácter intergeneracional, Tomb Raider (2013) fue una de las mejores sorpresas que nos dejó ese año. Un título sorprendente que conservaba muchos de los elementos que hicieron famosa a la franquicia, pero apostando por un estilo mucho más actual, que no solo se limitaba a la exploración, sino que introducía también un gran número de mecánicas jugables perfectamente integradas en un conjunto que funcionaba como un todo perfecto. Una joven e inexperta Lara debía aprovechar toda su habilidad e ingenio para sobrevivir en una isla cargada de peligros. Nuestra protagonista se veía en la necesidad de explorar, utilizar su inteligencia para aprovechar todos los elementos de los escenarios, descubrir la historia que se escondía tras una misteriosa isla, luchar contra enemigos en intensos combates cuerpo a cuerpo, utilizar el arco para cazar y acabar con sus rivales, recorrer amplios escenarios, explorar hasta el último rincón del mapeado, así como superar zonas muy peligrosas de saltos y resolver puzles muy ingeniosos. En definitiva, una historia de supervivencia que convertía la aventura en una sucesión de momentos cargados de tensión. El jugador tenía la sensación de ir creciendo junto con Lara, descubriendo un entorno muy peligroso que nos obligaba a utilizar multitud de herramientas y armas para lograr sobrevivir.

Rise-of-the-tomb-raider-17

Análisis a fondo de Rise of the Tomb Raider

En nuestro análisis no dudábamos en calificar esa reboot de la franquicia como una obra maestra del género de las aventuras de acción, un auténtico referente que permitía a nuestra querida heroína recuperar el puesto que le correspondía. Lo que está claro es que si el pasado de la saga está caracterizado por grandes éxitos, aún más prometedor es el presente y futuro de una IP que ha sabido mantener la esencia de los títulos clásicos pero evolucionando su fórmula no sólo para atraer a todos su fans, sino para conseguir que muchos nuevos jugadores descubran esta maravillosa saga con los soberbios títulos que está desarrollando Crystal Dynamics, estudio que vuelve a demostrar que también escucha a todos los seguidores, ya que en esta nueva entrega incluye muchos de los elementos que más se reclamaban en su predecesor, esto es: más y mayores áreas de exploración, tumbas más grandes y complejas, libertad total a la hora de elegir cómo deseamos actuar, un mayor peso del desarrollo de las habilidades o un mayor peso de la exploración y el sigilo sobre la acción. Todo lo anterior es precisamente lo que ofrece en cantidades industriales esta entrega, que además nos presenta una variedad de escenarios asombrosa -con una calidad gráfica apabullante-, unas animaciones mejoradas que trasmiten una total naturalidad, un nuevo guión a cargo de la aclamada escritora Rhianna Pratchett, una ambientación fabulosa y un apartado técnico que nos dejará aún más con la boca abierta gracias a la potencia que permiten los ordenadores actuales, incluyendo soporte para resolución 4K, 60 fps y multitud de mejoras a nivel técnico que permiten que el resultado visual sea increíble a todos los niveles.

Al igual que sucedía en su predecesor, en el título que hoy nos ocupa se apuesta por ofrecer un gran mundo abierto, al más puro estilo ‘sandbox’, por el que nos podremos ir moviendo con bastante libertad -con los únicos límites impuestos por la propia historia del juego-. Lo que es seguro es que es seguro es que casi no tendremos ningún segundo para el descanso, ya que la historia se ocupa en todo momento de mantenernos en vilo con multitud de nuevas situaciones que irán elevando el listón jugable hasta alcanzar un esplendoroso último tercio del juego.

Manteniendo esa misma fórmula, Rise of the Tomb Raider añade multitud de mejoras y modificaciones en sus mecánicas y sistema jugable. El resultado es una aventura aún más espectacular, con multitud de momentos memorables, muchísima exploración, resolución de puzzles, mejora de habilidades, herramientas y armas para sobrevivir, además de grandes escenas de acción. La aventura anterior le permitió a Lara conocerse así misma, descubrir que en su interior se encierra toda una aventurera capaz de superar los más duros enemigos y resolver toda clase de desafíos. La experiencia acumulada ha dotado a Lara de un punto extra de madurez, de ahí que en esta ocasión sabrá perfectamente cómo afrontar cada situación. Esto es importante ya que en esta ocasión nos encontraremos con unos escenarios que crecen de manera notable en su tamaño pero también en el número de peligros que encierran en su interior.

Rise-of-the-tomb-raider-18

Así, en esta ocasión el ritmo de la aventura está mucho mejor diseñado, de manera que se irán alternando los momentos más frenéticos, con secuencias en las que la exploración, la observación, la recolección de objetos y la resolución de puzles sean la clave. La campaña no dejará de sorprendernos en ningún momento con la inclusión de nuevas situaciones, de modo que el interés no solo no decrezca, sino que vaya creciendo de forma exponencial según vayamos avanzando en la historia.

La exploración desempeña un papel mucho más importante en esta entrega, algo que sin duda alegrará a los fans de los títulos clásicos de la saga. Los espectaculares combates con armas o cuerpo a cuerpo siguen ahí, pero ahora contaremos con muchas más posibilidades para resolver estas situaciones, siendo en muchas ocasiones más recomendable optar por el sigilo y la infiltración. De hecho, ahora las zonas suelen ser mucho más amplias, por lo que será habitual dar con lugares repletos de enemigos, que al más mínimo ruido o sospecha levantaran la voz de alarma, provocando que aparezca una legión de soldados que nos pondrán en serias dificultades.

Además de contar con un mapeado mucho más variado y extenso, las distintas zonas que visitaremos también crecen sobremanera en cuanto a sus dimensiones, por lo que ahora contamos con muchas más opciones para plantear nuestras estrategias de ataque. Asimismo, se anima al jugador a explorar hasta el último rincón para descubrir todos los secretos y tesoros ocultos, además de las tumbas que ahora también serán mucho más complicadas de encontrar. La duración del juego es, por tanto, muy superior a la del anterior título. Por establecer una cifra, a nosotros nos ha costado casi 30 horas terminar la historia completa con casi todos los coleccionables, aunque todavía nos faltan algunos secretos por descubrir. En otras palabras, estamos ante un juego con una duración bastante elevada, muy superior a la media del género, que además en ningún momento decae en su ritmo, por lo que tenemos juegazo para mucho tiempo. Además, la aventura resulta tan divertida, adictiva y emocionante que a buen seguro estaréis deseando comenzarla de nuevo en un nivel más alto de dificultad y así disfrutar nuevamente de la experiencia. En este sentido, destacar que el juego cuenta con varios niveles de dificultad, siendo el normal el más recomendable para los usuarios que no tengan mucha experiencia y el más alto dirigido a los jugadores con experiencia en la saga ya que supone un desafío considerable. Igualmente, podemos optar por desactivar distintas ayudas, algo sumamente recomendable para vivir una absoluta experiencia de supervivencia.

Rise-of-the-tomb-raider-19

La historia de Rise of The Tomb Raider transcurre meses después de los hechos acontecidos en la isla Yamatai. Pasamos de una Lara inexperta e insegura, cuya misión principal era luchar por sobrevivir, a una joven mucho más segura de sí misma, una exploradora en toda regla que, en esta ocasión, busca respuestas. No queremos desvelaros muchos detalles para no estropear el factor sorpresa y más si tenemos en cuenta el importante papel que desempeña el argumento en esta ocasión, con un gran número de personajes, enemigos y giros argumentales, además de multitud de secretos y respuestas que irán descubriendo la verdad a Lara. Tras los conmovedores eventos que vivimos en Yamatai, nuestra protagonista se lanzara a un peligroso viaje para intentar comprender el misterio del alma inmortal. Decidida, se dirigirá hasta Siberia junto a su compañero Jonah Maiava para intentar encontrar la antigua ciudad Kitezh, construida por el príncipe Vladimir en el siglo XIII. Solo de esta manera podrá encontrar respuestas. Pero claro, será un viaje repleto de peligros, como fauna salvaje, desastres naturales y el regreso de una sigilosa organización que ya conocimos en la anterior entrega. Todos estos obstáculos obligarán a Lara a convertirse en la heroína que estaba destinada a ser.

El argumento se irá desarrollando a través de un gran número de secuencias cinemáticas -en su mayoría realizadas con el espectacular motor gráfico del juego- que nos permitirán conocer nuevos detalles de una historia más compleja, con momentos mucho más emocionantes que en el anterior título.

Regresan las tumbas, pero ahora mucho más complejas y desarrolladas que en al anterior título, con más puzles y trampas. También nos deberemos enfrentar a un mayor número de enemigos, tal y como sucedía en los Tomb Raider clásicos, pero siempre bajo la fórmula jugable que vimos en el anterior título de la serie. Un gran mundo abierto por el que se irá desarrollando la historia, pero que nos permitirá movernos con una gran libertad, no sólo a la hora de explorar y resolver rompecabezas, sino también para buscar la mejor manera de superar a los enemigos y trampas que nos encontraremos en nuestro camino. Estamos ante una gran superproducción, con un marcado carácter cinematográfico, de ahí que no sea de extrañar que también se sucedan las escenas y situaciones espectaculares que nos dejarán sin aliento y sumarán un plus de emoción a la aventura. Regresan, por tanto, las escenas resueltas mediante Quick Time Events, las huidas a toda velocidad por escenarios que se nos vienen literalmente abajo e intensas persecuciones que nos dejarán sin aliento.

Rise-of-the-tomb-raider-20

Nada más concluir la secuencia de introducción, se iniciará una espectacular sucesión de momentos a cada cual más intenso que obligarán a Lara a demostrar toda su habilidad y espíritu de supervivencia, al tiempo que sirve de perfecta introducción casi sin que el jugador se de cuenta a las primeras mecánicas que deberá utilizar. Pocas veces hemos visto un comienzo tan vibrante como el que nos ocupa. Pero lo mejor de todo, es que es sólo un pequeño anticipo de lo que nos espera. El lado positivo es que Lara ya no es la joven y vulnerable de la primera entrega, sino que se ha convertido en toda una aventurera, capaz de sobrevivir a los mayores desafíos. No obstante, eso no impedirá que sigamos asistiendo a la transformación iniciada en su predecesor, de ahí que cada vez demostrará más habilidad a la hora de superar obstáculos y -algo muy importante- desarrollará nuevas habilidades que le permitirán también crear nuevas herramientas que le permitirán enfrentarse a toda clase de peligros y enemigos. Ahora ya no se trata básicamente de sobrevivir, sino de aprovechar toda la habilidad e ingenio de Lara para intentar alcanzar su objetivo final.

Poco a poco se nos irá introduciendo en este nuevo y peligroso escenario que es Siberia, al mismo tiempo que acompañamos a nuestra arqueóloga en su búsqueda de la inmortalidad. El juego no deja de sorprendernos en ningún momento con un ritmo perfectamente diseñado que permite lograr un gran equilibrio entre acción y aventuras. Como decimos, la trama juega un gran papel en esta ocasión, de manera que iremos conociendo nuevos personajes, tanto amigos como enemigos, que en esta ocasión sí que están muy bien desarrollados, algo que podremos disfrutar aún más gracias al soberbio doblaje de todos los diálogos a nuestro idioma.

Al igual que sucedía en las películas de Indiana Jones, en todo momento la historia nos transmite la sensación de que estamos siempre descubriendo nuevos escenarios, misterios o puzles, para lo cual nos ofrece una enorme variedad de escenarios diseñados de una forma simplemente magistral, con una calidad gráfica ciertamente increíble, más aún si cabe en esta soberbia versión que potencia todo aquello que ya nos deslumbró en Xbox One. Por delante nos espera un viaje alucinante que nos llevará por los más bellos y variados escenarios que nos podamos imaginar: tumbas secretas, cavernas, grutas de hielo, ruinas centenarias, zonas de montaña, bellos bosques y praderas, ríos subterráneos… Los desarrolladores han hecho un trabajo excepcional, demostrando que Siberia puede ser mucho más atractiva de lo que en un principio nos podríamos imaginar.

Rise-of-the-tomb-raider-21

A pesar del impactante nivel audiovisual de la obra, lo mejor de esta nueva aventura se encuentra en el apartado jugable, que recoge la esencia del título anterior pero ofreciendo muchas más posibilidades y potenciando aspectos como la exploración, las zonas de plataformeo o la resolución de rompecabezas. Y no es ya solo la gran cantidad de tareas a realizar, su variedad o la espectacularidad, sino lo bien qué está integrado todos los elementos en el conjunto. En todo momento disfrutaremos manejando a nuestra arqueóloga favorita, con un control exquisito. Pero lo mejor de todo, es el gran diseño que se ha hecho de todas las situaciones, de manera que en muchos casos todos los elementos jugables no aparecerán de forma aislada, sino que se combinarán en una misma situación, lo que resultará de lo más gratificante. Además, gracias al enorme trabajo realizado en las animaciones y la fluidez con que se mueve todo, será una gozada superar cada una de las situaciones y peligros.

Como ya señalábamos más arriba, en esta ocasión se dota de mayor peso a la exploración, algo que encantará sobre todo a los seguidores más veteranos de la serie. Los vastos escenarios están repletos de zonas que descubrir, no siempre tan obvias como sucedía en la anterior entrega. Ahora pasaremos mucho más tiempo explorando estos escenarios, al mismo tiempo que hacemos uso de la habilidad de Lara para superar grandes obstáculos, para lo cual será también más importante realizar saltos ajustados, escalar paredes montañosas que requieren ahora de bastante agilidad y concentración, y escapar a toda velocidad de zonas que se vienen abajo según pasamos nosotros por encima. Es en estas últimas escenas de plataformas cuando viviremos los momentos más emocionantes del juego, ya que nos obligarán a ser muy rápidos en nuestros movimientos y contar con buenos reflejos.

Al igual que sucedía con el anterior título de la serie, el juego apuesta de nuevo por dividir su mapa -mucho más grande en esta ocasión- en multitud de zonas abiertas que podremos recorrer y explorar con total libertad no sólo para continuar con la historia principal, sino también para descubrir tumbas secretas, realizar tareas y misiones secundarias, cazar animales, obtener recursos o encontrar los numerosos tesoros escondidos.

Rise-of-the-tomb-raider-22

Es verdad que la historia sigue una línea recta, pero en cualquier momento el juego se puede desviar para explorar una nueva región y realizar multitud de tareas distintas que nos permite el juego. Esta característica nos permite sacar nuestro lado más aventurero, ya que prácticamente en cualquier rincón del mapeado podremos encontrar un secreto u objeto que añadir a nuestra colección. Mientras disfrutamos de unos paisajes alucinantes, podremos explorar cada zona para exprimirla al máximo. Además, esta exploración nos permitirá conseguir más puntos de experiencia, un elemento vital si queremos mejorar todo nuestro equipo y afrontar con más garantía las siguientes zonas. Hay que tener en cuenta que el juego cada vez resulta más difícil y nos presenta más peligros, por lo que resulta fundamental estar bien preparados antes de acudir a una nueva zona.

Como decíamos anteriormente, el juego nos ofrece cuatro modos de dificultad, que irán activando o desactivando ciertos recursos como el apuntado automático, mejorando la IA de los aliados, limitando la regeneración automática de la salud y otras opciones. Sin embargo, en cualquiera de estos modos se conserva el instinto de supervivencia. Tal y como sucedía en al anterior título, esta habilidad nos permite realizar los elementos y objetos clave de cada escenario. Aunque puede ser de gran utilidad cuando estamos algo perdido o no encontramos todos los coleccionables, nuestra recomendación es que no lo utilicéis si es posible, ya que facilita nuestra labor en especial en las tumbas indicándonos que tenemos que hacer. En otras palabras, si queremos vivir una auténtica aventura, repleta de momentos desafiantes, será mejor no ayudarnos con este instinto.

También destacar que se han realizado importantes ajustes en distintos elementos jugables, como es el caso de los combates. Seguimos contando con un importante arsenal de armas, que además podremos ir mejorando, pero ahora se dota de mayor protagonismo a la infiltración, hasta el punto que muchas de estas zonas resulta casi imposible superarlas sin hacer uso del sigilo. Ello no quiere decir que desaparezcan los tiroteos, pero en esta ocasión la presencia de escenarios mucho más grandes y abiertos permite que el jugador tenga una gran libertad a la hora de estudiar el entorno y decidir cómo actuar. Es decir, cada situación se podrá resolver de múltiples maneras, de ahí que sea tan importante explorar a fondo cada escenario y estudiar los movimientos y rutinas de nuestros enemigos.

Rise-of-the-tomb-raider-23

Precisamente, para poder aprovechar mejor los escenarios y así pasar desapercibidos, se han introducido nuevas mecánicas, como la posibilidad de realizar ejecuciones aéreas desde lo alto de un árbol, escondernos en arbustos para acabar de manera silenciosa con los soldados o, si lo deseamos, generando distracciones para engañar a los guardias. Eso sí, deberemos desarrollar muy bien nuestra propia táctica si no queremos ser descubiertos, momento en el cual sí que se complicarán enormemente las cosas. Ya sólo valdrá liarnos a tiros, utilizando para ello nuestras armas y también elementos del escenario que se pueden destruir y sembrar el caos como los clásicos barriles explosivos. Un conjunto que funciona a la perfección, añadiendo un plus de dificultad a las situaciones, y más si optamos por el apuntado manual que viene por defecto, ya que nos obligará a tener buena puntería para acabar con los enemigos.

La mayor presencia de enemigos y trampas, unido a lo peligrosas que son ciertas zonas, provocarán que ahora nuestra misión sea mucho más complicada. En este sentido, lo nuevo de Lara Croft recupera buena parte de la esencia de los clásicos, incluyendo su nivel de dificultad, algo que notaremos sobre todo en los dos modos más elevados disponibles, ya que también la IA de los enemigos se ha mejorado mucho para esta entrega.

El sistema de progreso basado en habilidades que tanto nos gustó en su anterior entrega se recupera, sólo que ahora cuenta con muchísimas más alternativas, pudiendo obtener importantes bonificaciones como lanzar flechas venenosas o explosivas, obtener más suministros al derrotar a los enemigos o recursos de los animales muertos, escalar más rápido o sufrir menos daño al caer de grandes alturas, por citar solo algunos ejemplos.

Rise-of-the-tomb-raider-31

En definitiva, una campaña que tiene como principal atractivo la gran variedad de situaciones que presenta, así como lo divertida y emocionante que resulta en todo momento. No menos destacable es la gran libertad que nos ofrece en muchos momentos a la hora de tomar decisiones. Por si fuera poco, la historia principal cuenta con una duración bastante considerable, y una gran rejugabilidad gracias a los distintos modos de dificultad y al gran número de tareas secundarias y secretos que podemos descubrir: documentos, reliquias, aprender lenguas mediante murales escondidos, tesoros… Dada la enorme extensión de cada zona, se recupera el viaje rápido que podremos realizar desde las hogueras (las mismas que nos permitirán grabar partida, mejorar nuestras armas y habilidades) y así acceder a nuevas áreas sin tener que realizar largos recorridos. De este modo, será mucho más sencillo centrarnos en las misiones secundarias y coleccionables que nos falten todavía.

Como ya sabréis la mayoría, en esta ocasión sus creadores se han centrado en ofrecer una campaña mucho más completa, variada y divertida, algo que han conseguido sobradamente tal y como hemos visto a lo largo de todo el texto. De ahí que prescindieran del multijugador para centrar todos sus esfuerzos en ofrecer una campaña inolvidable. Sin embargo, se ha incluido un modo expediciones que completa la oferta jugable y que consiste en una serie de desafíos o retos que podremos superar. Así, podremos repetir misiones ya completadas para conseguir ciertos objetivos como obtener la mejor puntuación y así poder compararla con nuestros amigos y otros jugadores gracias a las tablas de clasificación. Asimismo, podremos crear retos personalizados, fijando distintas variables (número y tipo de enemigos, escenario, armas y objetos disponibles…) y así crear competiciones para ver quién obtiene la mejor puntuación. Un añadido bastante divertido que resulta un complemento muy atractivo para su maravillosa campaña.

En resumen, si el anterior juego nos encantó, esta nueva entrega simplemente nos ha cautivado por completo, siendo una de las mejores aventuras de acción que hemos disfrutado nunca, con multitud de escenas espectaculares que nos han dejado exhaustos después de completarlo. El brutal nivel audiovisual acompaña una jugabilidad exquisita que conserva la esencia del anterior título, pero al mismo la mejora con multitud de novedades y, sobre todo, una mejor integración de las distintas partes jugables. El resultado es una de las mejores obras protagonizadas por Lara Croft, que vuelve a convertirse en referente del género gracias a un título que nos impresionará de comienzo a fin.

Rise-of-the-tomb-raider-36

Ya en la versión de Xbox One hablábamos de un apartado gráfico sobresaliente. Pero claro, la tecnología superior de los compatibles permite que ahora esta obra sea mucho “más y mejor” en todos los aspectos. Los impresionantes escenarios son ahora más bellos que nunca, repletos de detalles que podremos admirar en todo su esplendor, incluyendo una profusa decoración en muchos y toda clase de efectos que se han depurado para sacar mayor rendimiento de las tecnologías que ofrecen las tarjetas gráficas más potentes. A poco que tengamos un PC medianamente potente, podremos disfrutar de 1080p de resolución y 60fps bastante estables con casi todas las opciones en alto. Eso sí, el espectáculo visual alcanzará niveles casi insuperables si contamos con un equipo de gama alta, ya que podremos optar hasta por disfrutar el juego en 4K con todos los filtros visuales activados al máximo. Y hacednos caso cuando os decimos que pocas veces habremos visto un espectáculo visual de semejante envergadura, toda una orgía visual para nuestros ojos. El juego nos regala en todo momento estampas de una impresionante belleza, gracias también a unas texturas de una enorme calidad, una nitidez total y un sistema de iluminación tremendamente realista. En definitiva, uno de los mejores apartados gráficos que hemos disfrutado en título alguno hasta la fecha.

Por último, destacar la magnífica ambientación conseguida a lo largo de toda la aventura, lo que favorece que disfrutemos explorando hasta el último rincón de todas las localizaciones, lugares secretos y de las famosas tumbas o cavernas que nos harán sentir como si realmente estuviéramos allí.

Rise-of-the-tomb-raider-33

Conclusión de Rise of the Tomb Raider

No era nada fácil igualar el nivel de la anterior entrega lanzada hace dos años, pero Rise of the Tomb Raider lo ha conseguido de la mejor manera posible: mejorando todos y cada uno de los apartados de aquel título. El resultado es una maravillosa aventura de acción, que ahora cuenta con una mejor y mayor integración de todos los elementos jugables, dando un mayor protagonismo a la aventura, las zonas de plataformeo, los puzles y las tumbas respecto a la acción. La gran libertad que otorga al jugador resulta clave, ya que nos permitirá vivir nuestra propia aventura y resolver muchas situaciones a nuestro estilo.

Lara Croft nos invita a disfrutar de un apasionante viaje, repleto de desafíos y peligros de todo tipo, pero en esta ocasión es ya toda una aventurera, por lo que contará con mucha más habilidad e ingenio para superar las numerosas zonas que deberá recorrer. Tal y como pedíamos los fans, la exploración juega ahora un gran papel, lo que permite que este juego se acerque también a las entregas clásicas en cierto punto, aunque manteniendo el espectacular enfoque que aportó el anterior juego.

Rise of the Tomb Raider cuenta con ritmo perfectamente diseñado para mantener en todo momento la emoción y la capacidad de sorpresa, ofrece una total libertad al jugador y nos deja con la boca abierta con un increíble apartado audiovisual. Pero lo mejor de todo es que resulta más divertido que nunca continuar las andanzas de nuestra heroína favorita, que protagoniza uno de sus mejores títulos y también uno de los mejores exponentes del género de los últimos años. Un auténtico imprescindible ahora también para los usuarios de PC.

¿Qué os ha parecido nuestro análisis de Rise of the Tomb Raider para PC? Estamos deseando leer vuestros comentarios, críticas, dudas y opiniones sobre una de las mejores aventuras de acción de la historia.

Por:
Etiquetas: , ,
Categorías: Análisis, Destacados, Featured, Novedades, PC